GUÍA PRÁCTICA PARA RENTAR UNA CASA

Te quieres mudar o simplemente independizar pero no sabes por dónde empezar, éste es el problema de la mayoría de las personas. Si tienes casa propia no hay de qué preocuparse, sin embargo, si no cuentas con una, va a ser un poco más complicado este proceso. Es por eso que en esta breve guía te damos unos cuantos tips a seguir al momento de rentar una casa.

Lo primero que debemos tomar en cuenta es nuestra capacidad económica antes de adquirir cualquier compromiso, debes analizar tus posibilidades financieras y a partir de esto evaluar cuáles son tus alternativas y tus posibilidades de inversión. No es recomendable solamente salir a la calle a ver qué es lo que encontramos ya que no podremos tener un panorama claro de lo que podemos y no podemos adquirir.

Si lo que tienes en mente va acorde a tus necesidades y a tu presupuesto, vas por buen camino. Después de analizar tus capacidades económicas no te apresures; tómate todo el tiempo que necesites para hacer una lista de las diferentes opciones que tienes disponibles y elige la que mejor se adapte a tus necesidades.

Se cuidadoso y visita las casas que desees, ten en cuenta que es una decisión importante y no hay que tomarla a la ligera. Puedes visitar la zona donde se ubica la casa que quieres, recuerda visitarla en diferentes días de la semana y en diferentes horarios para tener una idea del movimiento que hay alrededor, haciendo esto también puedes identificar cuáles son las rutas de transporte, comercios, y facilidades que hay por el rumbo.

Revisa muy bien las condiciones del inmueble, la mayoría de las veces esto no es un problema pero siempre existe la posibilidad de encontrarnos con una casa que por fuera parezca la casa de nuestros sueños pero por dentro se vuelva nuestra peor pesadilla. Evalúa las condiciones de la construcción, los servicios con los que cuenta y la antigüedad del mismo, revisa las condiciones de la instalación eléctrica y la plomería. Pregunta al arrendatario si hay que cubrir alguna cuota de mantenimiento y el monto de la misma. 

Hay propietarios que ponen como condición para dar en renta una casa, que los inquilinos no tenga hijos pequeños o perros; investiga bien al respecto, en caso de que esto te afecte, para no llevarte una sorpresa al firmar el contrato de arrendamiento.

Es muy probable que te pidan algunos datos antes de rentarte la propiedad, estos son los datos que te pueden pedir: Lugar actual de residencia, domicilio de tu trabajo, alguna referencia familiar y un fiador que sea propietario de un bien inmueble.

Si ya elegiste bien que casa es la que quieres rentar, el siguiente paso es el contrato. En este contrato se debe especificar todos los aspectos relacionados con los pagos, fechas, plazos, condiciones actuales de la vivienda y la duración del contrato. Si así lo requieres, pide asesoría a un experto para que revise todas las cláusulas.

Normalmente el contrato de arrendamiento de una propiedad se firma por un año, por lo que no puedes abandonar la propiedad antes de que se cumpla este plazo ni el dueño podrá solicitártela. Si por algún motivo es necesario que cambies de casa antes del plazo establecido, puede ser que debas cubrir una cuota de penalización.

Al momento de entregar la propiedad, revisa que esté en óptimas condiciones y entrega la vivienda tal y como la recibiste; en caso de que haya un daño grave en el inmueble te podrían cobrar una cuota para cubrir esos daños.

Esperamos que este artículo te sirva para la próxima vez que pienses en rentar una casa. Si tienes alguna duda nosotros te podemos brindar la asesoría que necesites. ¡Contáctanos!

0 Comment

Leave a Comment

Your email address will not be published.